la bolsa: conocimientos básicos

Facebooktwitterpinterest

6 conocimientos básicos que necesitas saber sobre la bolsa de valores antes de lanzarte y comenzar a invertir.

 

1. ¿Qué es la bolsa de valores y qué tiene que ver con nuestra economía?

El mercado de valores es la institución donde se comercializan los productos financieros. Parecido al mercado de una ciudad solo que, en lugar de vender pescados, frutas y verduras, en la bolsa encontramos productos financieros.

Cuando nuestros padres eran aun niños, había que presenciarse físicamente en el mercado de valores para poder comprar acciones. Hoy en día, no hace falta ni moverte de tu sofá. Desde casa, a través de un bróker online puedes comprar y vender en la bolsa de valores sin tener que presentarte en el edificio.

Los mercados más conocidos son Wall Street en Nueva York, las bolsas de Frankfurt, Madrid, Hong Kong y Londres – por nombrar algunos.

new-york-stock-exchange

El mercado de valores es, según el gran André Kostolany, el motor del capitalismo y la economía. La economía, especialmente las grandes corporaciones, necesitan capital para poder invertir en crecimiento. Los ahorradores disponen de este dinero en sus cuentas.

Las grandes empresas – sabiendo que este dinero va desvalorándose más con cada año que pasa, puesto que los ahorradores reciben poco o ningún interés en los bancos – ofrecen participaciones en sus empresas en forma de acciones a través de la bolsa. Así el ahorrador se convierte en inversionista y participa en el negocio y el desarrollo de la compañía.

Por lo tanto, los ahorradores financian la expansión de las empresas y reciben en forma de dividendo (ganancia que una empresa paga a sus accionistas) un «interés» por su capital prestado. De esta forma, las empresas pueden producir y vender más productos, crear empleos, pagar mejores salarios etc.

Por consiguiente, sin el mercado de valores, nuestra economía no podría crecer. Porque la única otra alternativa para las empresas sería tomar dinero prestado de los bancos.  Los préstamos no son tan fáciles y rápidos de obtener. Por lo tanto, el mercado de valores es (como dice Kostolany) el motor de nuestra economía.

2. ¿Qué tipo de fauna encontramos en esta selva llamada bolsa? 🦒🐘🐅

En la “bolsa zoológica” de Kostolany encontramos básicamente tres tipos de personajes: el jugador, el especulador y el inversor.

1) El jugador: 🕹

  • su éxito es más bien a corto plazo
  • intenta explotar los movimientos de precios más pequeños (compra a 100 y vende de nuevo a 102)
  • quiebra inmediatamente cuando los precios se estancan o bajan
  • actúa sin reflexión y estrategia
  • en realidad, más bien juega a la ruleta

2) El inversor: 🏁

  • es el corredor de maratón en bolsa
  • compra estratégicamente y con reflexión, y mantiene sus acciones durante décadas
  • su objetivo es ahorrar y acumular capital para la vejez
  • no se deja influenciar y mantiene la calma incluso en tiempos de marea baja
  • invierte principalmente en ETFs
  • no se hace millonario de la noche a la mañana, pero a la larga puede llegar a amasar una fortuna bastante respetable

3) El especulador: 🎱

  • es estratega a largo plazo
  • oscila entre jugador e inversionista
  • interesado en noticias, pero no reacciona directamente
  • «la especulación es un peligroso mareaje entre la riqueza y la ruina» (A. Kostolany)
  • «un verdadero especulador es aquel que se ha arruinado al menos dos veces en el mercado de valores» (A. Kostolany)

Cada uno debe decidir por sí mismo, cuál de estas 3 estrategias le conviene perseguir. Lo importante es saber cuándo jugar, invertir o especular.

3. ¿Qué o quién determina los precios en el mercado de valores?

Habrás notado alguna vez un toro y un oso en relación a informaciones sobre la bolsa y acciones: el toro representa la subida de precios, el oso la caída. ¿Pero qué determina los precios? Muy simple: la oferta y la demanda.

Cuando la cotización de una acción es baja, es porque la oferta de ésta acción es mayor que la demanda. Cuando el precio está alto, es porque la demanda es mayor que la oferta y si no hay movimiento de curso, lógicamente es porque la oferta y la demanda están en equilibrio.

Una empresa puede tener una buena racha y obtener buenos beneficios, pero el precio de sus acciones solo subirá si hay más demanda que oferta. En términos simples: depende de si es más importante y más urgente para los vendedores deshacerse de sus acciones que para los compradores adquirir acciones de valor.

conocimientos-básicos-sobre-la-bolsa-de-valores

Tomemos de nuevo el ejemplo de Volkswagen: las acciones no colapsaron, porque la empresa compensó las pérdidas. Pero el escándalo de emisiones ha provocado que los inversores que poseen acciones, anticipen enormes consecuencias económicas para el grupo, queriendo deshacerse de sus participaciones lo antes posible – con la expectativa de que el precio continuará cayendo.

Ahora bien, para que otro inversor compre una acción de Volkswagen en ese preciso instante y bajo esas condiciones, ésta deberá de ser muy barata para que resulte ser una inversión atractiva en este escenario. Para los vendedores, es más importante y más urgente en esta situación deshacerse de sus acciones que para los compradores comprar.

Las expectativas son esenciales para los precios del mercado de valores. En realidad, no importa si una empresa da buena rentabilidad o no, sino de lo “bueno” que se «espera» que sea su rendimiento. Te pongo el ejemplo de una empresa llamada GoPro (fabricante de cámaras para deportes extremos). La compañía aumentó sus beneficios durante el tercer trimestre del 2015 en un 30%, es decir, a 18,8 millones de dólares. Después de anunciar estos números, las acciones cayeron un 13%. ¿Por qué? Muy simple – porque los inversores esperaban aún más.

la-bolsa-conocimientos-básicos

Si nos alejamos lo suficiente como para tomar una perspectiva más general, podemos ver otros dos factores que influyen significativamente en los cursos del mercado de valores: el dinero y la psicología. Kostolany dice que, «el dinero es el elixir que da vida al mercado de valores». Si los inversionistas no tienen dinero, NO PUEDEN invertir. Y si el estado de ánimo es malo (miedo, pesimismo, falta de confianza en la política y la economía), NO QUIEREN invertir.

Si ambos factores son positivos, es decir, hay dinero y el estado de ánimo es bueno, los precios subirán. Aquí debemos enfatizar que, aunque se hable de dos factoes, el dinero siempre estará por encima de la psicología. Porque si el factor dinero es positivo, la psicología también será positiva.


¡Venga, ya casi estamos! Solo nos quedan 3 puntos más que son súper importantes para completar tus conocimientos básicos en la bolsa de valores. 💪🏼


4. ¿Qué es la inflación?

consecuencias-de-la-inflación

La inflación es un estado o proceso en el que el dinero pierde valor – pierde poder de adquisición y el nivel de precios aumenta. Resumiendo: puedes comprar menos productos por un euro. En Zimbabue, por ejemplo, cursaban hasta hace pocos años, billetes de 100 billones de dólares zimbabuenses. 😱 Sin ir más lejos, otro ejemplo aquí en Europa es la hiperinflación que sufrió Alemania en 1923, después de la primera guerra mundial. La devaluación del marco alemán fue tan extrema, que el franqueo de una carte llegó a costar 1 millón de marcos.

Estos son casos extremos y pertenecen al pasado. Sin embargo, una subida de la tasa de inflación por mínima que sea, también puede ocasionar consecuencias fatales en nuestra economía. Una inflación alta puede llevar a una espiral de precios vs. salarios y por lo tanto a una recesión que sucedería de la siguiente manera:

  • comienza con un auge en la coyuntura – hay demasiada demanda de productos y al mismo tiempo muy poca oferta para satisfacer la alta demanda. Los fabricantes no dan abasto para satisfacer la demanda.
  • los precios de las materias primas suben (cuanto más escaso es un producto, más alto es su precio), cosa que los fabricantes pasan a los consumidores resultando en un aumento de los precios al consumidor, que ocasiona un aumento del costo de vida.
  • a consecuencia de la subida del costo de vida, los sindicatos de trabajadores exigen salarios más altos. Con el aumento de los salarios, los gastos de producción aumentan aún más – esta vez debido a los costes para los empleados.
  • estos gastos adicionales se transfieren nuevamente a los consumidores, por lo que el costo de vida aumenta nuevamente y de nuevo los sindicatos exigen salarios más altos.

Para el mercado de valores, esto significa que los ahorradores refugiaran sus fortunas en activos tangibles, invirtiendo en artículos como obras de arte o inmuebles, que son independientes del desarrollo del valor monetario. El mercado monetario queda privado de capital y, por consiguiente, la economía carece de medios para la inversión – el motor de la economía falla, hay despidos, empresas quiebran y lo que sigue es una profunda depresión.

hamster

Para nosotras, «simples mortales», un aumento de inflación significa que nuestro dinero ahorrado automáticamente pierde valor. Si dejas todos tus ahorros en una cuenta corriente que te rinde anualmente solo un 1% y la tasa de inflación sube un 3% – tu dinero simplemente desaparecerá. ¡Puff, ya no está!

Los números en tu extracto bancario siguen siendo los mismos, pero el valor (poder adquisitivo de tu dinero) ha disminuido. Por lo tanto, estarás de acuerdo conmigo en que necesitamos una forma de inversión que nos brinde más crecimiento/rentabilidad del que se come la inflación.

¿Cómo se puede prevenir una crisis? La palabra clave es: tipo de interés. Y ésto lo rigen los bancos centrales.

 

5. ¿Qué papel juegan los tipos de interés y los bancos centrales?

Los bancos centrales determinan el tipo de interés, es decir, el precio del dinero, al cual los bancos «normales» pueden tomar dinero prestado del banco central. El banco central es por lo tanto el banco para los bancos. Los bancos transfieren estas tasas de interés (mas el margen que desean generar) a sus clientes: TU y YO. Si las tasas de interés son bajas, entonces los préstamos son baratos y aumenta la demanda de préstamos y bienes de consumo. La gente se toma préstamos, por ejemplo, para la compra de un inmueble o un automóvil.

Por lo tanto, no ahorran su dinero, sino que lo gastan, generando así a las empresas ventas y ganancias, que a su vez pueden invertir en crecimiento y puestos de empleo adicionales. Los dos factores arriba mencionados, el dinero y la psicología, son por lo tanto positivos. Los ahorradores invierten en el mercado de valores, la economía crece.

Pero, como hemos visto arriba, un auge es el punto de partida para una crisis. Por lo tanto, es tarea de los bancos centrales no solo impulsar la economía, sino también frenarla. El frenado funciona al revés: los bancos centrales elevan el tipo de interés y el dinero se vuelve nuevamente más caro.

¿Y qué significa esto para nosotras como inversionistas? Muy fácil: cuando el tipo de interés cae, hay que entrar e invertir, puesto que un auge económico es inminente. Esta sabiduría viene de un hombre que entiende del tema: André Kostolany.

 

6. ¿Quién tiene éxito en el mercado de valores? 🏆

En el mercado de valores, encontramos dos tipos de personajes: los temblorosos y los duros. Los temblorosos están siempre nerviosos y son propensos a las supuestas buenas o malas noticias de los medios de comunicación, porque no poseen conocimientos ni estrategia propia. Compran cuando los cursos están altos y venden inmediatamente cuando algún “experto” o artículo lo aconseja.

mujer-fuerteLos duros son exactamente lo contrario: compran (de los temblorosos) en tiempos de crisis y venden (a los temblorosos) cuando hay un boom. Así pues, los temblorosos financian los beneficios de los duros. ¿Quieres pertenecer al grupo de los duros? Pues necesitas una estrategia, imaginación y creer en algo.

Por ejemplo, yo creo firmemente en nuestra economía mundial y en su crecimiento debido a los progresos tecnológicos. Evidentemente habrá altibajos, pero en promedio crecerá. Mi estrategia es por tanto a largo plazo.

Si mañana surge un nuevo escándalo bancario que sumerge la economía mundial en otra crisis, no me preocupo por mi porfolio. Porque mi plan es para los próximos 20 años o más, en lugar de los próximos 5 años. Alguien que no tiene conocimientos ni estrategia, se asustaría y vendería todo en 2 días. Los duros compran cuando los precios están bajos.

Todo lo que TU tienes que hacer para pertenecer al grupo de los duros es: adquirir conocimientos (leyendo blogs como éste 😁), desarrollar una estrategia (lo haremos más adelante) y después prepararte una taza de té o darte un paseo y disfrutar de la tranquilidad que te da el saber, que estas haciendo algo para asegurar tu futuro financiero. Somos seres humanos con emociones, pero debes encerrarlas bajo llave a la hora de entrar en el mercado de valores, porque te impedirán tomar decisiones racionales y te convertirán en una temblorosa.

Aquí se completa el círculo; tu conocimiento y tu estrategia te ayudaran a tomar decisiones racionales. Podrás confiar en tu conocimiento y en las decisiones que tomaras de manera deliberada en lugar de hacer caso de los noticiarios y periódicos. ¿A que saber esto tranquiliza?

¡Eres un fenómeno! Ya has completado tus conocimientos básicos en bolsa de valores. ¡Descorchemos el champán!

descorchando-champan

 

¿Tienes preguntas? ¿Te quedan dudas? Escríbeme en los comentarios aquí abajo.

Aquí tienes nuevamente el enlace del libro de «El arte de reflexionar sobre el dinero» de André Kostolany. En mi opinión, lectura básica (incluso esencial) para todas las que estan interesadas en profundizar sobre la economía y el mercado de valores y, sobre cómo ganar dinero en bolsa.

Facebooktwitterpinterestinstagram

Finanzas Femeninas

Independencia financiera para mujeres a través de una mentalidad sana e inversiones racionales e inteligentes. 🌺

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.